domingo, 20 de marzo de 2011

¿Destino? ¿Rutina?

A veces el destino tiene la finalidad de arrastrarme hasta el sufrimiento más doloroso, como un río, cuyo origen es limpio y parece que vas a ir al mar sin tener problemas, pero no es así arrastran cosas por el camino hasta llegar al mar.
¿Lo tenía todo? Sí, se puede decir que sí, pero se va, como viene, como tropezar con la misma piedra infinidad de veces, y no aprendes a evitarlo, tal vez no se me de bien esto de que vayan bien las cosas con los demás, a mantenerlo, a no aprovechar oportunidades que luego no tendré, aprovecha siempre que puedas las oportunidades que tengas, porque si las dejas escapar, lo más seguro es que no tengas otra ocasión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario